Problemas de manos por uso excesivo

Resumen sobre la gota

¿Qué es la gota?

La gota es una enfermedad que provoca la cristalización de una sal de ácido úrico (urato de sodio) en los tejidos, sobre todo en las articulaciones.

La gota puede ser una forma común y compleja de artritis que puede afectar a cualquier persona. La gota se caracteriza por un dolor intenso y repentino, hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en una o varias articulaciones, normalmente en el dedo gordo del pie.

Los ataques de gota pueden producirse de forma repentina, y es posible que te despiertes con la sensación de que los dedos gordos de los pies están ardiendo. La gota puede ser grave cuando la articulación afectada se vuelve tan caliente y sensible que resulta difícil soportar incluso una sábana.

Aunque los síntomas de la gota pueden ser temporales, hay formas de controlarlos y de prevenir los brotes.

La gota es una enfermedad que se remonta a los antecedentes familiares. La gota es más común en familias con parientes gotosos.

Causas

La gota está causada por la acumulación de cristales de urato en las articulaciones. Esto provoca inflamación y dolor intenso. Si tiene niveles elevados de ácido úrico, pueden formarse cristales de urato. El ácido úrico es producido por el cuerpo cuando descompone las purinas. Estas son sustancias que se encuentran de forma natural en el cuerpo.

Algunos alimentos también contienen purinas, como la carne roja y las vísceras como el hígado. Las anchoas y los mejillones son buenas fuentes de purinas. Los niveles más altos de ácidos úricos son promovidos por el alcohol, particularmente la cerveza y las bebidas endulzadas con azúcar de frutas (fructosa).

El ácido úrico se disuelve normalmente en la sangre y pasa por los riñones a la orina. A veces, el cuerpo produce demasiado o los riñones producen muy poco ácido úrico. Esto ocurre cuando el ácido úrico forma cristales afilados en forma de aguja en las articulaciones o en los tejidos circundantes, lo que puede causar dolor, inflamación e hinchazón.

Diagnóstico

Confirmar la presencia de cristales en los tejidos es una buena manera de diagnosticar la gota.

La reducción de la eliminación de los ácidos úricos por los riñones y el intestino es casi siempre la causa de la hiperuricemia. Esto puede ser causado por predisposiciones genéticas, factores hormonales, enfermedades, medicamentos y dietas poco saludables.

Los cristales de urato pueden desencadenar una respuesta inflamatoria, que puede provocar síntomas repentinos (ataque de gota), de dolor e hinchazón graves.

Los ataques de gota pueden afectar a las articulaciones, pero también a los tendones y las bursas que las rodean. Estos síntomas son una indicación de que puede haber cristales de urato en los tejidos. Debe buscar atención médica.

Dieta para la gota

El control de la gota requiere una dieta saludable.

Tratamiento

El tratamiento consiste en reducir los niveles de ácido úrico en sangre para que los cristales de urato se disuelvan de forma permanente. Para ello es necesario mantener un nivel óptimo de ácido úrico. Aunque es beneficioso para los pacientes para prevenir y tratar el dolor, no aborda la causa subyacente de la gota.

La gota puede tratarse manteniendo un nivel saludable de ácido úrico en la sangre. Esto disolverá gradualmente los cristales y hará que los síntomas desaparezcan.

Los pacientes y los profesionales sanitarios deben comprender la importancia del diagnóstico y el tratamiento precoces de la gota.

Estilo de vida y remedios caseros

La medicación para la gota es la mejor manera de controlar los síntomas y prevenir las recidivas. La elección del estilo de vida también es importante.

La plataforma 24go ofrece una gran lista de remedios caseros eficaces: Remedios caseros para la gota.

Elige bebidas más saludables. Evite las bebidas alcohólicas, así como las bebidas azucaradas con azúcar de frutas (fructosa). En su lugar, beba muchas bebidas no alcohólicas, especialmente agua.

Evite los alimentos ricos en purinas. Las purinas son especialmente abundantes en las carnes rojas y los despojos (como el hígado). Las anchoas y otros mariscos ricos en purinas son las anchoas y las sardinas, así como los mejillones, las vieiras y los escalofríos. Las personas con gota pueden encontrar en los productos lácteos bajos en grasa una mejor fuente de proteínas.

El ejercicio regular es una buena manera de perder peso. El riesgo de gota se reduce manteniendo un peso saludable. Caminar, montar en bicicleta y nadar son actividades de bajo impacto que son más suaves para las articulaciones.

Señales

Los síntomas y signos de la gota casi siempre aparecen de repente, a menudo en mitad de la noche. Estos síntomas incluyen:

Dolor articular severo

La gota suele afectar al dedo gordo del pie, pero también puede darse en otras articulaciones. La gota también puede afectar a los tobillos, así como a las rodillas, los codos y las muñecas. Lo más probable es que el dolor sea intenso entre cuatro y doce horas después de su inicio.

Malestar persistente

Algunas molestias articulares pueden persistir después de que el peor dolor haya remitido. Esto puede durar varios días o incluso semanas. Es probable que los ataques posteriores duren más y afecten a más articulaciones.

Enrojecimiento e hinchazón

Es habitual que las articulaciones estén hinchadas, sensibles, calientes y enrojecidas.

Limitación de la amplitud de movimiento La gota puede causar dolor en las articulaciones y dificultar los movimientos normales.

¿Cuándo hay que ir al médico?

Si siente un dolor repentino e intenso en la articulación, consulte a su médico inmediatamente. La gota puede agravar el dolor y causar daños en las articulaciones si no se trata. Si se siente mal, o si los síntomas son graves, busque atención médica inmediatamente.

Factores de riesgo

Los niveles elevados de ácidos úricos en el cuerpo pueden hacer que sea más susceptible de desarrollar gota. Los siguientes factores pueden aumentar la cantidad de ácido úrico en el organismo:

Dieta

La gota puede ser causada por una dieta que consiste principalmente en carnes rojas, mariscos y bebidas endulzadas con azúcar de frutas (fructosa). La gota también puede ser causada por el consumo de alcohol, especialmente de cerveza.

Peso

Su cuerpo producirá más ácido úrico si tiene sobrepeso. Esto hace que los riñones y otros órganos tengan más dificultades para eliminarlo.

Condiciones que son médicas

La gota puede verse incrementada por ciertas enfermedades y afecciones. La hipertensión arterial no tratada, las afecciones crónicas como la diabetes, la obesidad y el síndrome metabólico, junto con otras enfermedades y afecciones, pueden aumentar el riesgo de desarrollar gota.

Algunos medicamentos

Las dosis bajas de aspirina y algunos fármacos utilizados para controlar la hipertensión, como los diuréticos tiazídicos, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y los betabloqueantes, también pueden aumentar los niveles de ácido úrico. Los mismos efectos pueden observarse en personas que han recibido trasplantes de órganos.

Género y edad

La gota es más común en los hombres que en las mujeres, principalmente debido a los niveles más bajos de ácido úrico. Sin embargo, después de la menopausia, los niveles de ácido úrico de las mujeres son similares a los de los hombres. La gota es más frecuente en los hombres, que suelen tener entre 30 y 50 años, y en las mujeres, que suelen presentar síntomas y signos después de la menopausia.

Traumatismo o cirugía reciente

Los ataques de gota pueden desencadenarse a veces por un traumatismo o una intervención quirúrgica reciente. Un brote de gota puede ser causado por una vacuna.

Complicaciones

La gota puede dar lugar a afecciones más graves como éstas:

Gota recurrente

La gota puede no ser una enfermedad común. Algunas personas pueden experimentar la gota varias veces al año. Los ataques de gota pueden prevenirse tomando medicamentos. La gota puede causar daños en las articulaciones e incluso la muerte si no se trata.

Artritis gotosa

La gota puede dar lugar a depósitos de cristales de urato bajo la piel, llamados tofos. Los tofos pueden formarse en muchas zonas, como los codos, los dedos y los tendones de Aquiles en la parte posterior de los tobillos. Los tofos no suelen ser dolorosos, pero pueden sensibilizarse e inflamarse durante los ataques de gota.

Cálculos renales

Las personas con gota pueden desarrollar cálculos renales por la acumulación de cristales de ácido úrico. Los cálculos renales pueden reducirse tomando medicamentos.